Viene pero siempre está.

El adviento es una época para que nazca en cada uno el deseo de querer mejor, de darse más.
Es solo cuestión de empezar: antes de llegar a la oficina asegurarse de sonreír a todos en cada momento. En casa servir y servir bien.
Ser felices es cuestión de decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *