Maneje las objeciones y venda

Hace unos años, me tocó hacer un anuncio de prensa  para promover Tilancias, más conocidas como “gallitos”. Pude aprender que la raíz le sirve para sujetarse a cualquier objeto y  se alimentan por las hojas. Estos gallitos florecen una sola vez al año. Pocos meses después llegó la Navidad y decidí ir a buscar lo que me hacía falta para completar mi nacimiento y que se viera bonito. Al poco rato me encontraba caminando entre los volcanes de  aserrín, coronas de ciprés, embrellados, tiras de manzanilla, pino, etc.

En un puesto vi de reojo un canasto lleno de gallitos y todos con flor. Pensé que sería un bonito adorno para mi nacimiento y pregunte el precio. “Q5.00 cada uno” me indicó la señora. Como buen chapín y siendo yo el comprador me acordé de lo aprendido cuando el anuncio. Con tal de que me bajara el precio y llevándomela de sabihondo  objeté  “pero ya todas florecieron”. Inmediatamente la señora  me contesto…”Sí, pero se miran bien!”.  Su respuesta fue tan cierta como convincente y   no me quedo mas remedio que pagar el precio y llevar los “adornitos”. No cabe duda que la señora sabía lo que yo quería y además conocía el valor de su producto.

Manejar las objeciones de los compradores  con argumentos verdaderos que satisfacen y que solucionan  las necesidades, es una técnica que todo aquel que se considere vendedor debe  manejar a la perfección. El buen manejo de las objeciones cierra ventas. Para esto y como todo en la vida, es necesario prepararse. Las respuestas o argumentos salen de los valores que tienen sus productos o servicios.  la respuesta no es el valor en sí  sino como este satisface.. Lo primero que su equipo de ventas debe conocer son las ventajas competitivas y los  valores que tienen sus productos o servicios. Es obligación del departamento de marketing extraer constantemente esta información del mercado  y transmitírsela   a  ventas.

Por lo menos una vez a la semana, el equipo de ventas debe revisar qué objetaron los prospectos, compradores o clientes. Para cada objeción tiene que encontrar un argumento de valor y como este satisface. Las cosas prácticas solo son prácticas si se ponen en práctica. Vuélvalo un habito y venderá más.

“El hombre de éxito no es el que logra evitar dificultades y contratiempos, sino el que logra enfrentarlos con serenidad, habilidad, y fe” –A. Porte.

Cada día al levantarse y después de darle gracias a Dios por lo que tiene,  pídale ser mejor y trabaje duro por lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *