Más vale la tinta mas pálida que la mente más brillante.

El vendedor fue al negocio del prospecto. Objetivo; lograr una alianza para desarrollar juntos una promoción de ventas. Ellos tenían el producto y nosotros el canal. El objetivo se logró. En un mes estaríamos implementando mejores estrategias que la competencia. Al cabo de 1 semana, el prospecto me llamó para decirme  que ya había revisado la propuesta y que no  indicaba todo lo que en la reunión se había dicho. Solicité al vendedor sus apuntes y todo estaba de acuerdo a estos. Inmediatamente solicité una cita para que personalmente revisáramos qué era lo que, según el, no estaba. Durante la reunión el prospecto sacó su cuaderno de notas y leyó cómo 5 puntos que el vendedor no tenía y que le daban otro sentido totalmente a la negociación. Efectivamente el vendedor aceptó que eso se hubiera dicho pero que pedía disculpas por no apuntar. A pocos días de ese incidente, el prospecto me llamó para indicarme que habían decidido no participar. Al preguntarle porqué, me dijo (típico chapín)…”le voy hacer muy honesto. Nos dio desconfianza el proceder del vendedor”  ¿Cuántos negocios se esfuman por perder detalles importantes? ¿Prestigio?

2ª. Regla de oro: “Apunte. Tome notas” importantes investigaciones han determinado que el no tomar notas durante el evento y hacerlo una hora después, la persona pierde cerca de un 30% de lo que allí se dijo. Hacerlo un día después la pérdida es más del 50%. “Más vale la tinta más pálida que la mente más brillante” “los pequeños detalles hacen las grandes diferencias” Busque su perfección en las cosas ordinarias de cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *