Si lo recibió, indíquelo.

Cuando se envía un correo, normalmente se llama al destinatario para saber si  lo recibió. Si al llamar no está, a veces se solicita a quien conteste que por favor le de un mensaje. Siempre o casi siempre, se vuelve a llamar considerando de que esta persona no recibió el mensaje. Igualmente, cuando se va a buscar a alguien y esta persona no esta, preferiblemente se le deja una nota indicando la razón de la visita. Siempre o casi siempre, se llama para saber si la nota fue entregada.

En estos tiempos, lo más usual es mandar un mensaje por WhatsApp, pero lo más formal para adjuntar documentos es correo electrónico. Outlook, herramienta muy completa para administrar relaciones ( y no es un CRM), tiene una herramienta que permite saber si la persona a la que se envió un correo lo abrió. Aquel que no sabe usarla, a veces escribe en el texto del mensaje que por favor confirme si se recibió el mensaje. Cuando se desea comprar algo, un bien o un servicio y la empresa vendedora es líder del mercado, lo usual es que el vendedor se vuelva un toma-pedidos. Siempre o casi siempre es el comprador el que llama para saber si su oferta fue recibida, si fue aprobada, etc. En los pequeños detalles están las grandes diferencias. 5ª. Regla de oro: “Conteste, Acuse de recibo inmediatamente”

En el mundo de los negocios la atención al cliente debe hacerse notar. En 10 segundos se hará notar la diferencia. Hoy, la diferencia entre las empresas la hacen aquellas personas que llevan el verdadero sentido del servicio al prójimo no por obligación sino por deber humano, por amor humano. Busque su santidad en medio del mundo, en las cosas ordinarias extraordinariamente, bien hechas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *